Viviendo En Dos Mundos

generations

Yo nací en Puerto Rico y me mudé a los Estados Unidos cuando tenía ocho años de edad. El único idioma que hablaba en ese tiempo era español. En casa todos hablábamos español, mirabámos los canales hispanos en la televisión, comíamos comida puertorriqueña, y nos socializábamos con solo los parientes y vecinos que hablaban el mismo idioma. Entonces fui matriculado en la escuela elementaria y mi mundo cambió. ¡Casi toda la gente afuera de mi casa hablaba inglés! Ya no podia hablar solo español y también fui dado seis meses para aprender inglés en la escuela.

Mientras crecía mis padres se mudaron varias veces y los vecindarios en que vivimos eran menos y menos hispanos. Los vecinos, amigos y compañeros de escuela hablaban solo inglés. Fui expuesto a diferentes comidas, programas de televisión, comportamientos, valores, y etnicidades. A los varios  años de vivir en América estaba viviendo en el medio de dos mundos. Mi vocabulario fue revolucionado. Yo estaba hablando tres idiomas: español, inglés, y spanglish. Nuestros vecinos y amigos se miraban diferente, pero hablaban solo inglés. Entonces un dilema nació. Mis padres continuaban hablando solo español, mantenían su herencia puertorriqueña, y trabajaban fuerte para no asimilarse a la cultura americana. Ellos hablaban, vivían, actuaban, y continuaban pensando como hispanos y nos ordenaban a hacer lo mismo. Entonces, en casa yo era totalmente puertorriqueño, pero afuera de la casa me estaba asimilando a algunas partes de la cultura americana. Yo verdaderamenre estaba viviendo en el medio de dos mundos.

Lo que le acabo de describir es lo que muchos hispanos en los Estados Unidos han experimentado. Una diversidad de generaciones. El Dr. Daniel R. Sanchez escribe que los hispanos americanos pueden ser clasificados bajo las categorías de generaciones “tradicional” (inmigrantes de primera generación), “bicultural” (segunda generación- nacidos en los estados unidos o llegaron como niños), “marginal” (la tercera generación-nacieron en los estados unidos), y “aculturados” (la cuarta generación-nacidos en los estados unidos).* En el libro Alcanzando a los Hispanos en Norte América (Reaching Hispanics in North America), los autores identifican estas categorías de generaciones como estilos de vida (estilos de vida de primera, segunda, y tercera generación).**

¿Por qué es importante esto? Hay una diferencia entre la primera generación de hispanos y sus hijos y la segunda generación de hispanos y sus hijos. “Personas de primera generación (inmigrantes) tienen un sentido arraigado de identidad con vínculos fuertes con su país de origen. La segunda generación de hispanos tienen un sentido de identidad que es significantemente diferente a la de sus padres. La verdad que ellos nacieron en este país y que posiblemente tienen vínculos débiles con el país de origen de sus padres contribuye a su doble sentido de identidad (Colombiano-Americano o Hispano-Americano).*** Puesto de otra manera e ilustrado en la mesa de Realidades Hispanas Que Impactan América (Hispanic Realities Impacting America), hispanos de primera generación tienen pocos contactos sociales afuera, la segunda generación tiene algunos, la tercera generación tiene muchos, y la cuarta generación tiene la mayoría. En adición, la primera generación de hispanos hablan predominantemente en español, la segunda generación es bilingüe (el español es dominante), la tercera generación es bilingüe (el inglés es dominante), y la cuarta generación habla solo inglés. Y tercero, la primera generación prefiere una iglesia culturalmente hispana, la segunda generación prefiere una iglesia bicultural dominante hispana, la tercera generación una bicultural dominante anglo, y la cuarta generación prefiere una iglesia anglo.

Esta diversidad de generaciones produce serias implicaciones para cómo funcionamos como iglesia. Una de las implicaciones es el uso del idioma. “Iglesias hispanas que están totalmente compuestas de familias inmigrantes obviamente necesitan usar el idioma español en sus cultos de adoración y actividades de discipulado…Iglesias hispanas que están compuestas de miembros que están en la categoría ‘bicultural’ necesitan ser bilingüe…Iglesias hispanas cuyos miembros están compuestos de la categoría de la asimilación ‘marginal’ necesitan usar más inglés que español para alcanzar y mantener este grupo…La gente hispana que está en la ‘Categoría de Aculturación’ pueden ser mejores prospectos para las Iglesias de anglos.”* Esto se puede también aplicar a la plantación de iglesias. Si la población hispana de alguna área específica es de primera generación, es obvio que la plantación debería ser en español. Si la población es de primera y segunda generación, se debe considerar un ministerio bilingüe. Sin embargo, hay también el movimiento hoy de una paradigma nueva que ha estado tomando lugar entre iglesias hispanas. Algunas Iglesias hispanas se están hacienda de múltiple lenguajes y de múltiple generaciones.

Algunas iglesias hispanas en los Estados Unidos están ofreciendo diferentes cultos de adoración separados en español e inglés. Estas iglesias han visto un movimiento de la primera generación a la segunda y tercera. ¿Por qué está suciendo eso? El Dr. Daniel A. Rodriguez provee algunos factores que han influenciado esta transición. Él escribe, “La mayoría fueron motivados por el deseo de mantener las familias hispanas juntas (incluyendo las suyas) debajo de un techo. Ellos fueron también motivados por el compromiso de proveer para el bienestar y desarrollo espiritual de los jóvenes y de los adultos jóvenes que hablan dominantemente el inglés. Cada pastor fue también motivado por el deseo de crecer, de la que cada iglesia experimentó casi inmediatamente, algunos extraordinariamente.”***

Hispanos son diversos en idioma, país de origen, y en generación. Estos y muchos factores más necesitan ser considerados cuando se intente alcanzar a los hispanos de nuestras comunidades. La eficiencia para alcanzar y evangelizar esta población no es lo sensillo de aprender el idioma o encontrar a alguien que pueda hablar el idioma. Las diferentes generaciones deben ser consideradas también. En Nuevo México tenemos hispanos de multiples generaciones; sin embargo, nos hemos enfocado tradicionalmente en alcanzar a la primera generación y así debe ser. ¿Pero qué de las otras generaciones? En los últimos años se ha visto un aumento en iglesias bilingües hispanas y eso es maravilloso. ¿Pero qué hacemos con los hispanos que hablan más el inglés que el español, pero todavían se consideran hispanos y no se pueden conectar con la iglesia anglo? ¿Qué deben hacer las iglesias hispanas de primera generación, que hablan solo español, cuando su vencindario se está convirtiendo más y más de segunda y tercera generación y ellos prefieren ministerios bilingües o en inglés? ¿Y qué de las diferentes etapas de asimilación de los hispanos en la iglesia o los vecindarios?

Yo creo, que como una convención de Iglesias Bautistas, tenemos que tomar en consideración todos los asuntos de diversidad que hay entre los hispanos y usarlos para alcanzar y evangelizar eficientemente al casi millón de la primera, segunda, tercera y cuartas generaciones con los que Dios nos ha bendecido. Si vamos a avanzar el reino en este excelente estado, alcanzar a todos los hispanos tiene que ser parte de la fórmula y se necesitan hacer mas grandes esfuerzos. Cuando miro por todo Nuevo México me siento animado con lo que oigo y veo. Los Bautistas de Nuevo México tienen una rica historia de ser generosos cuando se habla de las misiones y de compartir el evangelio de Jesucristo con toda la gente de toda generación. Yo tengo la confianza que eso continuará así cuando estamos hablando de alcanzar a los hispanos de todas las generaciones, y especialmente de esos que viven en el medio de dos mundos.

 

 

 

Notas:

*Daniel R. Sanchez, Hispanic Realities Impacting America: Implications for Evangelism and Missions, (Fort Worth: Church Starting Network, 2006), 77-91.

**Bobby S. Sena, Reaching Hispanics in North America, (Alpharetta: North American Mission Board of the Southern Baptist Convention, 2009.), 43-60.

***Daniel A. Rodriguez, A Future for the Latino Church: Models for Multilingual, Multigenerational Hispanic Congregations (Downers Grove: InterVarsity Press, 2011), 63-81.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: